Dennis Coday  |  5 de mayo de 2014

LCWR-CDF 2014

El jefe de la doctrina en el Vaticano ha acusado a las superioras religiosas de los Estados Unidos de no cumplir la agenda de reformas que el Vaticano impuso a la  organización de superioras mayores tras una evaluación doctrinal del grupo.

El cardinal Gerhard Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, dijo que el grupo de superioras mayores no había seguido los procedimientos indicados en la elección de ponentes para sus encuentros anuales y se preguntó si sus programas promueven la herejía.

Usando el lenguaje más directo y de enfrentamiento desde que el Vaticano empezó a controlar la LCWR hace dos años, Müller dijo a las líderes de la organización que, a partir de agosto, los programas de su encuentro anual deben ser aprobados por un supervisor designado por el Vaticano antes de dar por definitivos los órdenes del día y los ponentes de dicho encuentro.

Müller dijo también a las religiosas que los ponentes elegidos para el encuentro de este año y el material impreso que han puesto a disposición de sus miembros le hacen preguntarse si la LCWR tiene “verdadera capacidad de sentire cum Ecclesia (sentir con la iglesia)”.

“Esta preocupación es aún más profunda que la crítica que la Evaluación Doctrinal hizo a la LCWR por no ofrecer un contrapunto, durante las ponencias y asambleas, cuando los oradores divergen de la enseñanza de la Iglesia”, dice Müller. “La Evaluación tiene que ver con los errores positivos de doctrina hallados teniendo en cuenta la responsabilidad que la LCWR tiene a la hora de sostener una visión de la vida religiosa en armonía con la de la Iglesia y promover una base doctrinal sólida para la vida religiosa”.

Se ha colgado en la web del Vaticano una copia del discurso de Müller a las dirigentes de la LCWR[1]. Está fechado el 30 de abril, cuando el equipo de superioras fue a Roma para su visita anual al Vaticano.

Leer texto completo