Sabias palabras

1

Posted on by

La madre superiora, una irlandesa de 98 años, estaba en su lecho de muerte. Las hermanas la rodeaban, intentando hacer cómodo su último viaje. Trataron de darle leche calentita, pero no la quiso.

Una hermana se llevó a la cocina el vaso de leche y recordó una botella de whisky irlandés que les habían regalado por Navidad. Y le puso un buen tanganazo de licor a la leche. Volvió al lecho de la superiora y le acercó el vaso a la boca.

La superiora bebió un sorbito, luego otro y, antes de que se dieran cuenta, se lo había acabado hasta la última gota.

Las hermanas le dijeron:

–Madre, denos una última palabra de sabiduría antes de morir.

Sin apenas fuerzas, se incorporó un poco y les dijo:

–¡No vendáis esa vaca!

La monja que paseó su hábito por la alfombra roja

0

Posted on by

Publicado por © La Patilla

La monja católica Dolores Hart, paseó su hábito por la alfombra roja y la gala de la 84 edición de los Óscar, a los que acudió como protagonista del corto documental nominado “God is the bigger Elvis”, que finalmente no fue premiado.

Dirigido por Rebecca Cammisa y Julie Anderson, “God is the Bigger Elvis” cuenta cómo Hart decidió abandonar Hollywood y convertirse en una monja benedictina.

Pero la historia de la monja y Elvis no fue suficiente para ganar el Óscar, que recayó en las manos de “Saving face”, de Daniel Junge y Sharmeen Obaid-Chinoy sobre el trabajo de un cirujano plástico que ayuda a mujeres desfiguradas por ataques con ácido.

Una historia que batió a la de Hart, nacida en Chicago y que hizo 10 películas en 5 años con actores tan conocidos como Montgomery Cliff, Robert Warner o George Hamilton, con quien protagonizó uno de sus filmes más conocidos, “Where the boys are” en 1960.

Aunque sin duda, pasó a la historia del cine por ser la primera actriz que besó a Elvis en una pantalla, en “Loving you” (1957)

La aparición de Hart sobre la alfombra roja de los Óscar causó un gran revuelo, más si cabe porque su paso coincidió con el del actor Sacha Baron Cohen, caracterizado como el dictador protagonista de su próxima película.

Ver fuente

 

Louise Akers, ¿silenciada o más escuchada?

0

Posted on by

Isabel Gómez Acebo
blogs.21rs.es

Traduzco este artículo de Joan Chittister que me parece de una gran actualidad. Sorprende que cada día más personas en la Iglesia, como el Cardenal Martini y 40 sacerdotes de Gerona, pidan un cambio y que sólo sea sobre las monjas donde caiga la ira de la Iglesia

“La historia nos juega una mala pasada. Alguien debía revisarla cuidadosamente en la Iglesia por su propio bien, encontraría una buena lección que aprender.

En la película de Richard Attenborough, Ghandi, una escena muestra la revuelta de los nacionalistas indios contra el control británico. Ante el intento de poner un nuevo impuesto sobre la sal Ghandi, desafiando a las autoridades, lideró una marcha hacia el mar para que los indios pobres pudieran producir la suya. Es una escena tremenda.

La larga y silenciosa marcha se encuentra con cientos de policías, muchos de ellos indios, con porras y mosquetes en las manos que aporrean sistemáticamente a los manifestantes desarmados, tirándolos al suelo. Pero los efectivos de la marcha no disminuyen, persona tras persona, fila tras fila en perfecta formación avanzan hacia los rifles, seguros de su causa y de sus derechos.

Este boicot que comenzó con palizas a los indefensos campesinos que se jugaban la muerte condujo a la declaración de independencia india. Ghandi sabía lo que era la resistencia no violenta: expone la injusticia del opresor y alerta la conciencia del mundo. La lección es soberbia, la supresión no acaba con la revolución sino que la alienta

Este tipo de resistencia de los sin voz es en la mayor parte del mundo agua pasada. Pero a la vez, las mujeres y todos los que las reconocen como sujetos plenos de derechos, están empezando a gustar una oposición semejante, igualmente implacable, poderosa y universal. Los fundamentalistas de todos los colores y sus interpretaciones de las religiones defienden, de una u otra manera, que Dios es sexista. Con la ortodoxia como excusa y Dios como argumento, a las mujeres se les niega el estudio de la Torah y el acceso al rabinato en algunas ramas del judaísmo. Se les niega acceso al mundo público y deben permanecer cautivas en sus casas en el nombre del Corán. Se las condena a ser ciudadanas de segunda categoría en los Vedas hindúes. Se les prohíbe la ordenación con lo que supone de karma y soporte financiero en el budismo y se las convierte en clientes de la fe y no ministros de la misma en muchas ramas del cristianismo. Pero sobre todo, se callan sus voces para que la comunidad no pueda escuchar sus quejas y preocupaciones no vaya a ser que examine sus planteamientos.

Pero en lugar de generar desesperanza, para los varones y mujeres que luchan por los derechos y la presencia de las mujeres, esa supresión llama la atención de las personas pues no hay justificación posible para suprimir su participación en el servicio público o en los templos sagrados.

Y aquí entra mi preocupación por la religiosa de la caridad de Cincinnati, Louise Akers, una preocupación que debería compartir la Iglesia. Esta hermana ha sido depuesta por el obispo Daniel Pilarczyk de todos los puestos o conferencias en suelo católico de su diócesis porque ha defendido la ordenación de las mujeres.

Ella estaba dispuesta a dejar el consejo de la Conferencia sobre la Ordenación de la Mujer e incluso que despareciera su foto de la red pero no a retractarse de su apoyo a los estudios que se realizan contra la exclusión de las mujeres para el ministerio ordenado. Una postura honesta.

Leer entrada completa

1 2 3 4 5 6 7 8 9