Selfie

Era monja, vivió en el siglo XII, se llamaba Claricia y trabajaba en el  scriptorium de un monasterio de Augsburgo. En un libro de salmos, en cuya elaboración participó como iluminadora, quizá también como copista, se dibujó a sí misma colgada de una enorme letra Q inicial. De momento, es el primer autorretrato femenino del que se tiene constancia.

Fuente:

http://blogs.elpais.com/mujeres/2016/02/75-pintoras-de-todos-los-tiempos-que-nunca-te-ense%C3%B1aron.html