Maricarmen Bracamontes OSB

El Seminario sobre Identidad y Significatividad de la Vida Religiosa Apostólica (VRA), facilitó un diálogo entre diversidad de experiencias y reflexiones teológicas. Se vislumbraron algunos de los desafíos que tienen que ver tanto con la audacia de anunciar, con todo el ser, que Dios camina al lado de la humanidad en la historia, así como con la invitación a ensayar formas inéditas que den testimonio de que la Vida en abundancia que nos ha sido prometida, se saborea ya desde este aquí y ahora. (Cfr. Jn 10, 10b)

La VRA ha venido dinamizando algunas intuiciones que han ido recreando la esperanza en el contexto del cambio de época por el que transita la humanidad. Algunas de esas intuiciones se evocaron como parte de la escenografía del Seminario. Por poner un ejemplo menciono el anhelo que, desde que inició el nuevo siglo y milenio, intuyó la CLAR: la urgente necesidad de entretejer las dimensiones Místico/Profética de la vida cristiana; esto se expresó, así mismo, en el Congreso de 2004 como, Pasión por Cristo (Dimensión Mística), Pasión por la Humanidad (Dimensión Profética) y, lo refleja, también, la IV Conferencia Episcopal Latinoamericana en el llamado a reconocernos Discípulas/os (Dimensión Mística/Pasión por Cristo) y Misioneros/as (Dimensión Profética/Pasión por la Humanidad) de Jesucristo para que nuestros pueblos en Él tengan Vida.

Ver texto completo