Isabel Torrente Fernández

La figura de Hildegard resulta subyugante por su fuerte personalidad, volumen e importancia de su obra escrita y por su repercusión en campos que, en su tiempo, estaban vedados a las mujeres, por lo que ha sido objeto de varios estudios. Aquí se trata de profundizar en algunos aspectos de su biografía, en pasajes un tanto lacónicos y oscuros, así como en algunos expresivos silencios, ya que hay facetas de Hildegard que quizá resultaron incómodas para la jerarquía tanto laica como eclesiástica de su tiempo y puede interpretarse que sobre ellas se ha ejercido cierta censura. En este aspecto, cabe recordar que su proceso de canonización presenta algunos puntos cuanto menos problemáticos.

En definitiva, se trata también de reflexionar sobre el fenómeno Hildegard en el conjunto de la sociedad renana de la época. Considero que es posible, aunque no establecer con precisión, sí vislumbrar una transmisión de saberes en vía femenina, desde la viuda Uda, maestra de Jutta, la propia Jutta, y luego su discípula Hildegard. Por ello, comienzo por recordar algunos de los elementos de las biografías de Jutta y de Hildegard que, a mi juicio, pueden ser más expresivos.

Leer texto completo

..