Blanca de Asís

La colectividad como “mente común”

Los procesos de individuación no son naturales. Su desarrollo comienza con la educación y la formación, continúa con el crecimiento personal y, podemos asegurar, no termina nunca. En la base, se encuentra un fondo de naturaleza de la que es preciso emerger para que cada cual pueda convertirse en ese ser único e irrepetible que es, de hecho, cada individuo. Puesto que la individuación no es natural y debido al peso de la naturaleza en la condición humana, no es de extrañar que esta individuación sea compleja y difícil. Salir y distinguirse del conjunto, de lo común, de la naturaleza, cuya fuerza y cuya evolución se miden en términos de conexiones y de fuertes vínculos cooperativos, es una proeza.

Ver texto completo