Blanca de Asís

La comunidad es considerada uno de los pilares esenciales, definitorios, de la Vida Religiosa. Esto, no obstante ser verdad, es también una generalización. Conviene matizar que no es igualmente importante para todas las formas de Vida Consagrada ni tampoco tiene y se le da el mismo peso según el género. No tiene el mismo valor ni ocupa el mismo lugar en todos los institutos, órdenes y grupos. Dentro de las mismas órdenes y grupos de vida religiosa la comunidad ha gozado de una flexibilidad real, práctica, que no se suele reconocer por temor a que la pluralidad y la flexibilidad adquieran un valor intrínseco a la definición misma de comunidad y, con ello, a las consecuencias que se pueden derivar.

*Dado el tamaño de este artículo, se irá publicando en partes.

Ver texto completo