Tag Archives: Testimonio

También las monjas nos sumamos a la huelga feminista 2019

0

Posted on by

 

..

Estos son los testimonios:

Pepa Torres: La huelga feminista es también nuestra huelga, es la huelga de muchas monjas feministas que el año pasado hicimos la huelga. Y este año la volvemos a hacer. Mi huelga es por fin de la violencia y contra la pobreza de las mujeres dentro y fuera de la Iglesia. ¡Aúpa esa huelga feminista!

Maite Zabalza: Las monjas nos sumamos a la huelga feminista del 8-M. Lo hicimos el año pasado, lo hacemos este año y lo seguiremos haciendo hasta que se acabe el racismo institucional contra las mujeres

Teo Arranz: Me uno a las monjas que nos queremos unir a otras muchas mujeres. Y quiero que mi huelga sirva para que se acabe de una vez con la violencia que se ejerce contra el cuerpo de las mujeres.

Teresa Pascual: también hay monjas que cada 8 de marzo nos sumamos a la huelga feminista. Mi huelga concreta y violeta, en este año 2019, sigue reclamando equidad, sin techos de cristal, dentro y fuera de la Iglesia. Y sigue diciendo cada vez con más fuerza: ¡basta ya a la violencia contra las mujeres!

Mercedes Navarro: Soy monja, hago huelga este 8-M, como mujer y feminista, porque quiero terminar con el patriarcado, porque quiero un mundo más igualitario, en el que se respeten los derechos de las mujeres, y no se abuse de ninguna, ni dentro ni fuera de la Iglesia.

Ana Rubio: Las religiosas nos sumamos a la huelga feminista, y lo seguiremos haciendo hasta que no sea reconocida la igualdad y la dignidad de las mujeres en todos los ámbitos

Teresa Martín: Son muchas las vejaciones que sufrimos las mujeres. Por eso, como religiosa, apoyo la huelga del día 8 para ir avanzando hacia la igualdad.

Pura López: Ante la situación de inferioridad que estamos viviendo las mujeres respecto a los hombre, sufriendo toda clase de vejaciones, está más que justificada la huelga del 8-M. Yo, desde mi condición de monja, apoyo la huelga y me uno a todas las peticiones para ver si vamos avanzando.

Concha Gómez: Este año, vuelvo a apoyar la huelga de las mujeres. Hay que seguir apoyándola mientras no exista una igualdad real y desaparezca todo tipo de discriminación, venga de donde venga. ¡Ánimo! Lo conseguiremos

Laura Guillén: Pararé el día 8 y seguiré parando mientras no cese tanta violencia hacia la mujer en todos los sentidos. Y participaré en la manifestación del día 8 y seguiré participando hasta que no vivamos en un plano de igualdad, tanto en la sociedad civil como en la Iglesia, donde creo que tanta falta hace. ¡Ánimo, amigas!

Macu Escarda: Soy monja, y en este 8-M también me uno a la huelga feminista y a la lucha de tantas mujeres que claman por la igualdad dentro y fuera de la Iglesia y luchan contra la pobreza, la discriminación, el atropello y la violencia hacia las mujeres.

..

Los jóvenes nos interrogan sobre la vida religiosa

0

Posted on by

Mariola López Villanueva

Mariola

En el barrio donde vivimos hay muchos adolescentes y jóvenes, algunos empiezan a rondar nuestra casa. Vienen con cierta curiosidad, no tienen ni idea de lo que es una comunidad, ni la vida religiosa, y la imagen que tienen de “las monjas” no coincide con nuestro aspecto ni con el modo en que nos ven vivir.

Yaiza tiene dieciséis años pero parece mayor, empezó a fumar cuando era casi una niña, y esconde dentro de su inconformismo una herida familiar grande. “¿Las monjas no podéis salir por la noche?”, me pregunta… Como somos una comunidad joven y nos ve juntas, otro día me dice: “¿Sois lesbianas?” Me río y le digo que no. “¿Entonces, por qué no tenéis pareja?” Le cuento que vivimos en comunidad, que no nos casamos ni tenemos hijos. “Y ¿por qué?”,  me pregunta. Voy a intentar responderle.

Hay un poco de locura en este camino, ¿qué le pasó a aquella muchacha que se fue del pueblo a Madrid a estudiar periodismo, para que haya acabado siendo religiosa del Sagrado Corazón? ¿Quién me lo puede explicar?… Muchos rostros, un Amor tremendo, y una historia de reconciliación con la propia vida, y de confianza; y el deseo de poder llevar a otros esto que me va dando gusto por vivir.

Leer texto completo

Confesiones de una monja moderna

0

Posted on by

Ilia Delio, O.S.F.

Washington / Religión – La vida religiosa entre las mujeres está sufriendo cambios evolutivos enormes que sólo pueden describirse como un cataclismo. La visita apostólica vaticana a diversas congregaciones femeninas en EE.UU. y la reciente investigación de la Conferencia de Liderazgos de Mujeres Religiosas indican que Roma no está contenta con las llamadas monjas post Vaticano II que se visten con ropas seculares y han abandonado la vida comunitaria tradicional. Las estadísticas actuales muestran una tendencia. En 1965, había cerca de 180.000 religiosas y monjas de claustro en los Estados Unidos. De acuerdo con el Centro de Investigación Aplicada al Apostolado de la Universidad de Georgetown, en 2009 son un poco más de 59.000. Una constante caída en el número de religiosas, junto con el hecho que su promedio de edad es de 75 años, dan la señal que la vida religiosa en los Estados Unidos es una institución moribunda. No obstante, han surgido nuevas comunidades en las cuales las religiosas visten hábito y siguen un esquema diario de oración y servicio. Estas comunidades están atrayendo vocaciones jóvenes y vibrantes. En la superficie, ese pareciera ser el futuro de la vida religiosa.

Aquellas que han abandonado el hábito religioso y las que lo están usando, marcan dos caminos distintos en la vida religiosa hoy. ¿Qué está sucediendo? ¿Será que la mayoría de las religiosas interpretaron mal los documentos del Concilio Vaticano II? ¿Será que lo que algunos ven como una veta rebelde está teniendo sus consecuencias? ¿Las mujeres están desafiando a la Iglesia? Algunos interpretan los noviciados vacíos y el envejecimiento de las monjas como evidencia de que las religiosas han tomado la opción errónea –la secularización–. Otros sostienen que su intención era vivir su vida religiosa más auténticamente en un mundo que está cambiando.

Ver texto completo