Por Silvia Melero

http://blogs.21rs.es/silviamelero/

 

SPAIN-RELIGION-POLITICS-FINANCE-ECONOMY-FORCADESCon hábito dentro del monasterio de Sant Benet (Montserrat) y con hábito fuera cuando está ocupando plazas, dando charlas o, durante este año, impartiendo clases de Teología feminista en la Universidad de Berlín. Teresa Forcades (Barcelona, 1966) es doctora en Teología y Salud Pública, médica, feminista y anticapitalista. Impulsa en Cataluña el Proceso Constituyente para forzar un cambio político, económico y social. Ha escrito La teología feminista en la historia (Fragmenta Editorial) y recientemente ha publicado Sin miedo (Icaria Editorial) junto a Esther Vivas. Ha dicho que no cree que una persona se pueda realizar amputando su sexualidad y que un célibe puede enamorarse. Defiende el sacerdocio femenino y el matrimonio homosexual y pide una reforma radical en la Iglesia, denunciando su estructura misógina y patriarcal.  El periódico The Guardian dice que es una líder atípica en una Europa del Sur fragmentada. El interés mediático y social que ha suscitado esta monja benedictina traspasa nuestras fronteras. (Ampliación de la entrevista publicada en revista 21).

Según la BBC es la monja más radical de Europa, ¿cómo recibe este tipo de afirmaciones?

Esto de las etiquetas no me va mucho, yo estoy por la teología y la teoría queer, que es la manera de hablar del mundo superando las etiquetas, con ojos y sensibilidad para hablar de lo concreto, se trata de descatalogar. Pero a todo el mundo le gusta que sus opiniones interesen y en este sentido lo valoro.

¿De dónde le viene la rebeldía y ese compromiso con la lucha real y no teórica?

Del Evangelio. Mi educación de pequeña no era nada religiosa. Recibí de mi familia el interés por la justicia social. Yo tenía nueve años cuando Franco murió, había una conciencia social muy fuerte que era colectiva y que ahora empieza a existir de nuevo viendo la necesidad de unirnos.

¿Le está pasando factura ser mujer, monja, feminista, activista y anticapitalista dentro y fuera de la Iglesia?

Sí, me pasa factura y yo creo que es lo propio. No se puede pretender ser testimonio de nada sin pelarse la nariz.

Leer entrevista completa