La Hermana Dorothy Stang

0

Posted on by

María José Ferrer Echávarri

171_1211-dorothy

Dorothy Mae Stang, conocida en Brasil como Irmã Dorothy –Hermana Dorothy–, fue una religiosa norteamericana, nacionalizada brasileña, que luchó por los derechos humanos y sociales, trabajó abiertamente a favor de los pobres y del medio ambiente y, tras recibir amenazas de muerte por parte de los fazendeiros, terratenientes dedicados sobre todo a la madera y a la ganadería, fue asesinada en 2005 en un camino de la selva amazónica.

Nació en 1931 en Dayton (Ohio, Estados Unidos) y en 1948 ingresó en la congregación de Nuestra Señora de Namur, donde hizo sus votos perpetuos en 1956. De 1951 a 1966 fue profesora en las escuelas de la congregación: St. Victor School (Calumet City, Illinois), St. Alexander School (Villa Park, Illinois) y Most Holy Trinity School (Phoenix, Arizona). En 1966 fue destinada a Brasil con otras cinco hermanas. La comunidad se instaló en la ciudad de Coratá, en el Estado do Maranhão, y la Hermana Dorothy se dedicó a la formación de nuevos catequistas y a la educación religiosa de adultos.

Desde 1964, Brasil vivía bajo una dictadura militar que no respetaba los derechos humanos y que contaba con la complicidad de los dueños de las haciendas, que se apropiaron ilegalmente de muchas tierras, dejando a los pequeños campesinos sin nada. Viendo la situación, la Hermana Dorothy y su comunidad decidieron adentrarse en la selva para atender a las empobrecidas comunidades rurales y se instalaron en Anapu, una zona aislada donde no llegaban los servicios públicos, en el Estado do Pará, al norte de la Amazonia. Contando con la solidaridad de los vecinos, inició un proyecto comunitario para levantar una iglesia, atender la vida cristiana y promover la justicia, y organizó un programa de salud e higiene.

Ver texto completo

Entrevista con Griselda Cos, monja benedictina del Monasterio de Sant Pere de les Puelles de Barcelona

0

Posted on by

Griselda-CosNació en el año 1937. Es monja desde los 19 años. En el año 1988 pasó a tomar parte de la pequeña comunidad de Puiggraciós, en la montaña del Vallés Oriental. La comunidad madre se ubica en el Monasterio de Sant Pere, en el corazón de la gran ciudad, en pleno Barcelona.

Entre 1997 y 2005 asumió la responsabilidad de la Comisión Ibérica del DIM (Diálogo Interreligioso Monástico). Afirma que acercándose a la fe de las otras tradiciones religiosas enriqueció en gran manera su propia fe.

En sus pequeños ojos concentra el gozo de una vida en Dios y para con Dios. En los ojos y en los dedos que expresan también a su manera, cítara por medio, esa misma suerte de comunión con lo Innombrable. Su opción monacal, no es huída del mundo. Ahí está su compromiso con el diálogo interreligioso, con la música espiritual a través de los conciertos que concede. Aquí también su testimonio henchido de esperanza…

¿Qué le ha dado la experiencia del encuentro interreligioso?

Siempre me ha maravillado el descubrir cómo Dios se comunica y se revela a toda persona que Él ama, puesto que la ha llamado a la vida. También ha sido gozoso el descubrimiento de que todas las religiones son caminos de salvación para aquellas personas que buscan a Dios con rectitud de corazón. Sé que Dios, por el mismo hecho de habernos creado, no desea sino entrar en diálogo con nosotros y por eso se ha revelado desde el inicio de la Creación. Nuestro cristianismo no excluye, ni agota el largo diálogo que Dios ha vivido con toda la humanidad. Lo leemos en la carta a los Hebreos: “Muchas veces y de muchas maneras habló Dios en el pasado a nuestros Padres por medio de los Profetas” (Hb 1,1)

Esto ha sido una agradable sorpresa para mí. Además de parecerme muy coherente, confieso que me ha invitado a una experiencia exigente. Me impele hacia una apertura, llena de respeto, hacia las otras religiones. Ello no supone que yo tenga que relativizar mi fe y mi esperanza cristianas, al contrario. Si las otras religiones son verdaderas manifestaciones de Dios, también son algo que nos pertenece a todos. Esto nos pide más y más una buena formación para el diálogo interreligioso.

Deseando aprender de la sabiduría de las otras religiones, he descubierto la riqueza con que Dios se ha ido revelando a lo largo de nuestra historia. Esto es para mí una llamada interior a maravillarme ante la sacralidad de toda tradición religiosa.

Me gusta sentarme a la mesa de los buscadores de Dios y crear lazos de verdadera amistad con ellos. El encuentro interreligioso es también el arte de saber compartir la teología del propio corazón con personas a quien Dios ha revelado también su rostro. Toda religión no es sino un afán por el encuentro de Dios con el hombre y del hombre con Dios.

Ver entrevista completa

Re-crear las soledades (texto en castellano)

0

Posted on by

Cristina Kaufmann[1]

 

Cristina-KaufmannLa gente, cuando viene aquí, nos tiene por extrañas. Hay gente con mucho respeto, pero dicen: “No lo comprendo. No sé qué encontráis en esta forma de vida”. Y quizás otros, pocos, nos ven más bien un poco inútiles, una existencia inútil, incluso desde el compromiso cristiano. Hay tantas cosas, tantos pobres, tantos enfermos, tantos marginados, tantas desgracias en el mundo… Puedes hacer, ser más útil desde un punto de vista utilitarista o de eficacia palpable. Eso tiene que ver con la dificultad de aceptar la trascendencia de la vida humana, de que nuestro destino último no es curar todas las enfermedades, que todos estamos aquí como peregrinos, en condición de exilio.

Entonces, dentro de la Iglesia, una parte de la Iglesia puede dedicarse principalmente y visiblemente y como sacramentalmente a la contemplación y a la alabanza de Dios, para ser como una imagen, como un signo, como un sacramento de lo que toda persona está llamada a vivir: la comunión con Dios y la alabanza.

Yo creo que la vida contemplativa, nuestra vida, uno de los matices de nuestro testimonio, es también el testimonio de la belleza. Nuestra vida tiene una armonía que es hermosa, que es bella, porque tiene en cuenta todas las facetas de la persona humana, pero recogida, como impregnada de la presencia del Espíritu de Dios. Porque Dios es belleza, Dios es amor. Dios es belleza. Si la creación es reflejo de Dios, la creación es hermosa.

Leer texto completo

 

 

[1] Este texto recoge por escrito, y traducida al castellano, la entrevista a la carmelita Cristina Kaufmann que la productora Eulogos presentó en 2007 en un documental titulado Re-crear soledades, dirigido y realizado Francesc y Joan Grané, que en 2008 recibió el primer premio de su categoría en el Festival Internacional de Films de temática religiosa que promueve la Televisión Suïsse-Romande .

Covadonga Orejas: “No hay nada que pueda justificar que la gente muera en la frontera”

0

Posted on by

Jesús Bastante

Covadonga-OrejasCovadonga Orejas es carmelita vedruna y lleva 12 años entre Gabón y Togo. Ahora visita nuestro país para promover la Campaña de Manos Unidas, con la mirada puesta en la construcción de un mundo mejor para todos. Un mundo en el que tengamos una mirada distinta hacia el sur. “En África hay niñas que están en el mercado trabajando de sol a sol, explotadas, como trabajaban los niños a principios de la Revolución Industrial… Eso existe todavía”, explica.

¿Desde cuándo eres misionera?

Desde 2002.

¿Cuándo y cómo decidiste irte?

Yo siempre había pensado en América. Veía a las hermanas carmelitas que estaban allí y lo que hacían, y me ilusionaba pensar en poder participar en un proyecto así. Yo siempre estaba dispuesta a ir pero nunca llegaba el momento (porque estaba recibiendo formación), pero estalló la guerra de Liberia, y entonces el Servicio Jesuita para los Refugiados pidió ayuda a las congregaciones. La gente se estaba refugiando en Guinea Conackry y nos dijeron que hacía falta ir. Nosotras siempre habíamos colaborado con los jesuitas, así que yo dije que iba. Así que me mandaron por dos años, a mí sola, y así empezó todo. En vez de dos años fueron tres, y luego me dijeron que había que ir a Togo, y finalmente a Gabón.

¿Encontraste muchas diferencias entre esos tres países africanos?

En contra de lo que se suele pensar, dos países africanos pueden parecerse entre sí tanto como España y Ucrania, por ejemplo. Es decir, muy poquito. África del oeste y África central se diferencian mucho como zonas, y luego cada país tiene sus peculiaridades. Sobre todo y siento muchas diferencias de la zona rural a la zona urbana. Es decir, las zonas urbanas de distintos países tienen bastantes cosas en común, y las zonas rurales también. Comparando con España, yo diría que la gente de África del oeste se parece más a la gente de los pueblos de aquí: viven mucho más la cultura de la acogida, la vida tranquila y sencilla… Mientras que en las ciudades africanas se vive el mismo estrés de las ciudades de aquí y las pobrezas son mucho más duras.

Por otro lado, África central parece que ha entrado mucho más en el mundo globalizado. Los medios de comunicación, los sistemas de internet, las blackberrys… están mucho más implantados en la zona central del continente que en el resto.

Leer texto completo

 

Ver vídeo:

https://www.youtube.com/watch?v=BI6rSawpNXU

1 2 3 4 5 6 7