Lucía Lagunes Huerta

cimacnoticias

3_LeonorAidaConcha_MG_5047cesarmartinezlopez

Aunque pueda parecer contrasentido, la vida religiosa no es obstáculo para ser feminista. Los principios de justicia e igualdad,  conviven en los dos ejes de vida y de militancia de esta mujer que busca también un respeto para la población femenina dentro de la Iglesia Católica.

Alejada de los estereotipos que hemos visto de las religiosas -nada que ver con el hábito, ni con hacer galletas o rompope- Leonor Aída Concha hace la revolución a sus 83 años de edad.

Su convicción por terminar con  las desigualdades y la explotación humana, es tan firme ahora como en su juventud. Sobre todo busca eliminar la explotación y desigualdad de las mujeres.

Es necia, claro que sí, necia en su convicción social, política y económica. Es una líder  que cuando encontró al feminismo encontró su “lugar en la historia”.

Nacida en la ciudad de Chihuahua en 1933, la tercera hija de un matrimonio en el que convivieron el cristianismo materno y la masonería paterna, nos recibe en su oficina ubicada frente a la estación del metro Taxqueña, un pequeño departamento donde la estancia es a la vez sala de juntas y biblioteca y cuyas paredes están adornadas con posters de diversas marchas.

El librero asoma materiales elaborados por “Mujeres para el Diálogo”, organización que fundó en el año 1979 y desde donde trabaja desde hace 37, por los Derechos Humanos de las mujeres.

Como en todas las expresiones ideológicas y políticas, el movimiento feminista mexicano se ha nutrido de cientos de mujeres que le aportan su propia visión y Leonor Aída Concha es una de las representantes históricas del feminismo mexicano. Es, sin lugar a dudas, un referente fundamental para entender el feminismo activista mexicano de este siglo.

Con los recuerdos de la infancia, Leonor Aída Concha, nos va develando las distintas visiones de los grupos católicos, las corrientes teológicas de la liberación, de la construcción de colectividad y del compromiso social, en una época de gran efervescencia social, no sólo en México sino en el continente latinoamericano.

Para comprender dónde estamos hay que conocer nuestra historia, desde lo individual y colectivo, las visiones de las piezas clave que han construido un movimiento que ha creados nuevos escenarios de libertad para las mujeres, desde todos los ámbitos.

Leer entrevista completa