Lucía Nox

Como una chiquilla ante un baúl lleno de cosas sorprendentes, me he sumergido, a brazada limpia, en las obras de Isabel Guerra . El primer encuentro con ellas fue a través de una simple estampa en la que creí reconocer la figura de María de Nazaret en el momento de la Encarnación; después vinieron las páginas de Internet y las fui adsorbiendo una a una, con ansia, sorprendida y, en gran parte, inquieta… ¿Qué mujer había detrás de esos rostros serenos, de esos vestidos de una época pasada, de esos cestos llenos de ropa, o de esas ventanas cerradas, o abiertas, para el caso es lo mismo, porque lo que entra es siempre una luminosidad que no admite rivalidades? ¿Qué tipo de mujer hay, me preguntaba, detrás de esas poses con pantalón vaquero, libro en el regazo y miradas suavemente desafiantes y límpidas…?

Ver texto completo