DeGrazia Nuns

0

Posted on by

Ártemis Goya

DeGrazia’s Nuns es el título de una exposición temporal que se exhibe en la Gallery in the Sun, de Tucson, Arizona, hasta el 30 de noviembre de 2014.Monja en el olumpio

Ettore “Ted” DeGrazia fue un pintor post impresionista, escultor, compositor, actor, director, diseñador, arquitecto, joyero y litógrafo, que nació en Morenci, Arizona, en 1909. Era hijo de Dominic y Lucia, dos inmigrantes italianos, procedentes de Calabria, que tuvieron que trabajar duramente para sacar adelante a su numerosa familia.

En 1920, las minas de Morenci cerraron y los DeGrazia, con sus siete hijos, tuvieron que regresar a Italia. Antes de viajar a Europa, Ettore ya había esculpido en arcilla “La cabeza de Cristo”. Como no tenía un horno de alfarero, metió la pieza en el horno de la cocina, donde su madre acaba de poner el pan a cocer. Cuando ella se dio cuenta, le riñó por echar basura al horno… Esa “basura” forma parte de la colección DeGrazia de la Gallery on the Sun.

Durante los años en Italia, Ettore se sintió profundamente fascinado por las catedrales y los monasterios de Calabria y también olvidó el inglés. Por eso, cuando en 1925 las minas de Morenci reabrieron y la familia DeGrazia volvió a Estados Unidos, Ettore, a quien los profesores empezaron a llamar Ted porque les resultaba muy difícil pronunciar su nombre, tuvo que empezar de nuevo su formación, de manera que se encontró en primer grado con 16 años. Fue entonces cuando pinto su primer cuadro, titulado “Indian faces”.

En solo siete cursos hizo la escuela primaria, la secundaria y se graduó en la Morenci High School. Era 1932 y tenía 23 años. Empezó a trabajar en las minas, como su padre y sus tíos, pero enseguida descubrió que no le gustaba, porque no podía vivir sin la luz del sol, y en aquella época las minas de Morenci no eran a cielo abierto.

Ver texto completo e imágenes

 

 

Ya toda me entregué y di

0

Posted on by

                                                                     

Ya toda me entregué y di,

y de tal suerte he trocado,

que mi Amado es para mí

y yo soy para mi Amado.

Cuando el dulce Cazador

me tiró y dejó herida,

en los brazos del amor

mi alma quedó rendida;

y, cobrando nueva vida,

de tal manera he trocado,

que mi Amado es para mí

y yo soy para mi Amado.

Hirióme con una flecha

enherbolada de amor,

y mi alma quedó hecha

una con su Criador;

Ya yo no quiero otro amor,

pues a mi Dios me he entregado,

y mi Amado es para mí

y yo soy para mi Amado.

                                                    Teresa de Jesús

“Nuns”, de Oleg Dou

0

Posted on by

Ártemis Goya

No es habitual que el tema de la obra de un artista sean las monjas, sin más especificaciones. Sin embargo, Nuns (Monjas) es el título de una serie de fotografías del joven artista Oleg Dou.

Oleg Duryagin, conocido como Oleg Dou, nació en Moscú en 1983 y es un creador desde que tiene recuerdos de sí mismo. Estudió diseño en el Instituto Estatal de Acero y Aleaciones de Moscú, entre 2001 y 2006, y trabajó como diseñador de webs. Compró su primera cámara profesional en 2005, tuvo su primera exposición individual en la Galería Le Somoun de París, a los 23 años, y en 2007 fue galardonado con el International Photography Awards y el International Color Awards, premios con los que logró fama internacional. Actualmente, su trabajo se exhibe en galerías de toda Europa y de Norteamérica y está considerado como uno de los fotógrafos más prometedores de la actualidad, aunque él cree que calificarlo como fotógrafo no es del todo adecuado, ya que usa la fotografía solo como una base para su trabajo y, además, realiza pinturas y esculturas. En realidad, es un artista y, como tal, no podría vivir sin el arte.

Su obra es una sorprendente sucesión de rostros humanos seductora e inquietantemente pálidos e inexpresivos, que a veces acompaña de extraños “accesorios”. Escoge a sus modelos en largas jornadas de selección y, una vez realizados los retratos, retoca digitalmente las fotografías durante días, semanas o meses, convencido de que no existe nada imposible de hacer y de que es solo cuestión de tiempo y de tener la suficiente paciencia para completar el trabajo. Su herramienta, por tanto, es el retoque digital y el Diasec, un método especial de revelado fotográfico sobre acrílico y un compuesto de aluminio llamado dibond, materiales que une con un pegamento líquido y entre los que se encuentra la imagen. El resultado son retratos de rostros fríos, lisos, pálidos, casi irreales, con un detalle inusitado.

Ver texto completo e imágenes

Yo, la peor de todas

0

Posted on by

Angelina Magnani

Yo,-la-peor-de-todasYo, la peor de todas es la quinta película de la directora argentina María Luisa Bemberg (Buenos Aires, 1922-1995) y narra los últimos años de sor Juana Inés de la Cruz, conocida en México como la Décima Musa, que ingresó en un convento para escapar del matrimonio y poder estudiar. El film, que protagonizan Assumpta Serna, Dominique Landa y Héctor Alterio, entre otros, y que contó con un presupuesto de más de millón y medio de dólares, una cifra muy alta para una película argentina, empezó a rodarse el 29 de enero de 1990 y se estrenó el 9 de agosto del mismo año. El guión es obra de la propia María Luisa Bemberg y de Antonio Larreta y está basado en el libro Sor Juana Inés o las trampas de la fe, de Octavio Paz, publicado en 1982.

El argumento es sencillo. En la época en que se desarrolla la acción, México era un territorio fuertemente controlado por la Corona española, a través de los virreyes, y por la Iglesia Católica. Ambos poderes, a menudo enfrentados, marcan intensamente la vida de sor Juana. La poetisa cuenta, desde jovencita, con la protección de los virreyes, pero la Iglesia no ve con buenos ojos a una monja que enseña canto a sus alumnas, que se dedica a la astronomía, a la poesía, al drama, a la filosofía y a la teología, y que mantiene en el locutorio de convento posiblemente el mejor salón literario de toda Hispanoamérica. Tampoco pasan inadvertidos a los poderes eclesiásticos los apasionados sonetos que sor Juana dirige a la virreina Marta Luisa, Marquesa de Laguna. Sor Juana ama el conocimiento y escribe con un talento inigualable, pero cuando los virreyes que le protegían regresan a España, acaba pagando su osadía intelectual, impropia de una mujer. Su confesor, que era también calificador de la Inquisición, y el misógino arzobispo de México aprovechan la soledad de la monja para presionarle, y el obispo de Puebla le tiende una trampa en la que sor Juana cae… Al final, ella se rinde y abandona toda actividad intelectual.

Leer texto completo

Enlace a la película

 

De monjas artistas en las clausuras pamplonesas del siglo XVII

0

Posted on by

 

Ricardo Fernández Gracia
Cátedra de Patrimonio y Arte Navarro

 

Entre los secretos que conservan nuestras clausuras femeninas están todas aquellas manos de religiosas que con paciencia y tiempo elaboraron tantas y tantas piezas que, en algunos casos, llegaron a salir fuera del claustro, por su calidad, o simplemente como obsequioso presente para familiares y benefactores.

En definitiva monjas artistas y artesanas. Entre las primeras ocupa un lugar especial la Madre Graciosa de los Ángeles, carmelita descalza del convento de San José de Pamplona y autora del rico terno para los pontificales del monasterio de Fitero, recientemente restaurado.

Del mismo modo que los frailes tracistas convirtieron su quehacer en arte, al diseñar edificios, algunas religiosas de clausura llegaron a tal grado de especialización en sus tareas de bordado que emularon a los bordadores profesionales, entonces hombres. Tal fue el caso de la carmelita descalza Graciosa de los Ángeles (+1672), del Carmelo de San José de Pamplona. En una relación de su vida del archivo conventual se alaban sus virtudes, entre las cuales destacaban sus excelentes manos para la labor con las cuales fue de gran utilidad a la comunidad, agregando que “bordaba con gran primor y cualquier cosa que la madre Graciosa hacia la dejaba acabada con toda perfección y en un terno en que las madres ganaron mil ducados de solo hechuras la madre Graciosa fue una de las que más se esmeró y fue tal su fervor y de las demás que hicieron esta labor, que el Padre Provincial fray Martin de Jesús Mª se vio obligado a mandar en la visita y dejo por escrito entre otras cosas que no se levantasen las religiosas a las cuatro a trabajar y este terno era para la Real Casa de Fitero y toda esta obra dijo el que se hiciese y se debe a la diligencia de la madre Ana Maria de Jesús, aquella gran religiosa”. Así reza su partida de defunción conservada en el Libro de Difuntas del Carmelo pamplonés.

Leer texto completo

 

1 2 3 4 5 6 7