Una monja radical dice que responder a su vocación cristiana le ha llevado a la cárcel

0

Posted on by

por Lisa De Bode @lisadebode

(Traducción, Desveladas)

OCILLA, Ga. — La hermana Megan Rice saluda presionando la palma de la mano contra el cristal, dando la bienvenida con sus ojos azules a un visitante de la celda que está frente a la suya. Las lámparas iluminan su rostro oval enmarcado por un pelo corto blanco, semejante a un halo. Su uniforme –un mono de color verde, a rayas, zapatillas de deporte y una manta gris por encima de sus hombros– no es el típico de una monja católica romana, pero ella ve su estancia en el Centro de Detención del Condado de Inwin de Georgia como la respuesta a su vocación cristiana.

Megan RiceCon 83 años, Rice ha elegido las rejas para pasar el último capítulo de su vida.

Se enfrenta a una posible condena de 30 años de prisión por los cargos de interferencia en la seguridad nacional y daño a una propiedad federal, resultado de un acto de desobediencia civil cometido por ella en julio del año pasado.

Cansados tras la caminata por los bosques adyacentes al Y-12 National Security Complex, en Oak Ridge, Tennessee, que un día proveyó el uranio enriquecido para la bomba de Hiroshima, Megan Rice, Michael Walli y Gregory Boertje-Obed salpicaron de sangre las paredes, pusieron pancartas y golpearon con martillos “en rejas de arados”, una referencia bíblica de Isaías 2,4: “De las espadas forjarán arados, de las lanzas, podaderas”.

Puesto que irrumpieron en una instalación nuclear sensible, los tres activistas se prepararon para lo peor. “Somos muy conscientes de que podríamos haber muerto”, dice Rice.

No murieron, pero están encarcelados.

Ver texto completo

Interés por las religiosas americanas

0

Posted on by

Isabel Gómez Acebo

blogs.periodistadigital.com

 

Desde que el Vaticano abrió la investigación sobre las religiosas americanas en el 2009 éstas se han puesto de moda y numerosas personas han demostrado interés en conocer sus vidas. Se había generado la impresión de que se había cometido una injusticia por el nulo reconocimiento de lo que hicieron estas mujeres en el pasado y siguen haciendo, especialmente con los más desfavorecidos de la sociedad. Era necesario dar a conocer su papel en la historia, especialmente su liderazgo cuando era impensable que las mujeres sirvieran a sus comunidades como líderes. La mejor manera de ofrecer este conocimiento era utilizar los medios, especialmente el cine y las redes sociales como anunslife.org. Las películas permiten ofrecer historias de espiritualidad, compromiso, misión, colaboración, comunidad que tengan sentido para los espectadores.

Uno de los documentales más vistos se llama, Band of Sisters, que recorre por los cines la geografía de los Estados Unidos a la vez que circula por internet y las redes sociales. La película es una fuente de esperanza para las chicas jóvenes que tienen el futuro por delante para hacer lo que las religiosas han estado haciendo desde la fundación de sus comunidades, pero a la vez dar a conocer los cambios que han sufrido las religiosas desde el concilio Vaticano II. Muchas personas siguen pensando en una vida conventual, nada que ver con su acción social actual, fundamentada en una profunda contemplación. La mayoría no tiene ni idea de las razones por las que las hermanas han dejado de llevar hábitos y vivir en conventos y es bueno que las conozcan.

Otro éxito lo está disfrutando ,Sisters, una película producida por Robert Gardner y sor Carol Rittner, que relata la vida de cinco religiosas de diferentes comunidades y se puede ver en Vimeo.com. También tiene audiencia Women and Spirit producida por la LCWR y que relata la vida de algunas comunidades.

La hermana de la Caridad sor Rose Pacatte ha dado a conocer Trailblazers in Habits, una obra de una hora que proyecta la vida de las religiosas de Maryknoll y está maravillosamente producida. Comienza con la fundación femenina de la congregación en 1912, unos meses después de la de los varones, cuenta con sugerentes pies de foto y entrevistas a mujeres extraordinarias haciendo cosas extraordinarias.

La religiosa Del Santo, directora de vocaciones, tiene la esperanza de que estas películas sirvan para aumentar el interés en la vocación a una vida consagrada, “una vida que sigue siendo una elección válida para un pequeño grupo de mujeres que están enamoradas de Dios y de su pueblo”.

30-11-2013

Religiosas, rompiendo esquemas

0

Posted on by

Por María Ángeles López Romero

21: la revista cristiana de hoy

img6530-3-2Aún sufren estereotipos, soportan bromas de mal gusto, son subalternas, se las trata con diminutivos peyorativos y se las tutela. Pero ya no son monjitas sumisas y dóciles. Con o sin hábito, dentro y fuera de conventos y monasterios, las religiosas españolas rompen los esquemas, se rebelan, están preparadas para asumir nuevas tareas de responsabilidad en la Iglesia y acceder a los puestos de decisión. Han alcanzado la mayoría de edad y hablan desde la libertad.

Monjitas. No es difícil escuchar este término diminutivo cargado de connotación despectiva para denominar a las religiosas. No importa que sean muchas: 37.012 miembros en toda España repartidas en 302 congregaciones y asociaciones de vida apostólica, frente a los 11.472 religiosos de 106 instituciones masculinas. Que sean sobradamente adultas. Que entre ellas haya muchas mujeres bien preparadas, teólogas, profesoras, psicólogas, doctoras, escritoras, pintoras… y un largo etcétera de actividades en las que se desarrollan como personas. Aún tienen que soportar éste y otros estigmas. Monjita, monjil, monjona…

“Se nos ridiculiza y se nos caricaturiza como mujeres bastante ingenuas, serviles, alejadas de la realidad y encerradas en nuestro mundo”, reconoce la vicepresidenta de la Conferencia Española de Religiosos (Confer), Margarita Bofarull. Y aunque piensa que la realidad se va imponiendo a los estereotipos, todavía se oye decir cosas como que “las monjas son complicadas porque soportan dos reglas: la de las mujeres y la de su orden”. O que “las monjas se casan con Dios porque no hay dios que se case con ellas”.

“Ay, nos duelen esas expresiones despectivas que escuchamos. Como también nos duele que la gente se sorprenda de que una persona ‘normal’ esté en un convento. Parece que tenemos que ser tontas o que nos haya dejado el novio. No fue porque lo decidieron mis padres, ni por mi incapacidad mental, ni por ser poco agraciada por lo que estoy aquí. Somos personas normales”, arguye Mª Teresa Pandelet, abadesa del convento de las clarisas Santa María de Jesús de Ávila. Hablar con esta sevillana de 60 años rompe los esquemas. Nada que ver con una mujer sumisa, dócil o sometida. Nada que ver con la escena de monjas limpiando el altar ante un montón de hombres, sacerdotes y obispos, mirando, que escandalizó a la opinión pública durante la visita de Benedicto XVI a Barcelona en 2010 para consagrar la Sagrada Familia.

Ver texto completo

Los que mandan tienen miedo de aquellos que desobedecen

0

Posted on by

La Marea: periodismo de investigación y análisis

Lluís Brunet

Teresa Forcades, monja benedictina de Montserrat y doctora en salud pública y teología, y Esther Vivas, periodista y activista social, hace meses que recorren Cataluña con el objetivo de sumar voluntades para impulsar un proceso constituyente que fuerce un cambio de sistema económico, político y social. Durante los encuentros del proceso constituyente, plantean la necesidad de tomar conciencia de la violencia del sistema, y de la pérdida de derechos y libertades que se está produciendo en el marco de la crisis.

La editorial Icaria acaba de publicar en castellano la obra Sin miedo, un diálogo entre Forcades y Vivas en el que reflexionan sobre las causas de la actual situación de crisis, quién sale ganando y quién está perdiendo, y a la vez plantean alternativas, animan a la acción, a movilizarse y a desobedecer para cambiar unas políticas injustas. La sociedad poco a poco comienza a perder el miedo, aseguran, y esta debe ser la clave para que la salida de la crisis responda a las necesidades de la mayoría y no, como quieren los responsables de las políticas actuales, para reforzar los privilegios de unos pocos.

¿Cómo se puede perder el miedo cuando uno se encuentra en una situación cada vez más precaria?

T.F.: De miedos hay de muchos tipos y por muchos motivos. El título del libro hace referencia a un miedo muy concreto: el miedo político, el miedo a sublevarse, a defender las libertades y la dignidad. Este se pierde abriendo los ojos y yendo al fondo: ¿Qué es lo que quiero? ¿Cómo quiero vivir y por qué? Esta toma de conciencia comienza para cada uno de una forma distinta, pero sólo se profundiza tomando parte, junto con otras personas, en las luchas concretas. Perder el miedo no equivale a perder la modestia o la humildad, no equivale a creerse en posesión de la verdad absoluta.

E.V.: En los últimos tiempos hemos visto que la gente sale a la calle, desobedece leyes y políticas injustas, y que estas acciones cuentan con el apoyo de amplios sectores de la sociedad. Por eso decimos que el miedo comienza a cambiar de bando, porque, al mismo tiempo, desde las instancias gubernamentales se estigmatiza a los que luchan, se los reprime, como hemos visto recientemente con la nueva Ley de Seguridad Ciudadana y la reforma del Código Penal. Es una muestra de que los que mandan tienen miedo de aquellos que desobedecen, y como no pueden aplicar sus políticas de recortes por las buenas, las aplican por las malas.

Ver texto completo

Quejas de las contemplativas españolas

0

Posted on by

Isabel Gómez Acebo

eukleria.wordpress.com

“Estamos una vez más ante el poder masculino que se agarra a un clavo ardiendo para no perder su control sobre la clase de tropa de la Iglesia, sobre la servidumbre a la que se ha sometido a las mujeres de la que se quejaba el mismo papa”

A lo largo de estos meses he estado publicando una serie de blogs con noticias de las religiosas estadounidenses y sus problemas con el Vaticano que han motivado que me escriban algunos conventos de contemplativas españolas. Quieren que dé a conocer sus quejas, pues ellas no se atreven por miedo a las consecuencias, a lo que me ofrezco gustosa.

Parece ser que en 1996 se aprobaron los estatutos para el funcionamiento de la Federación y Asociación de monasterios de monjas por el cardenal Eduardo Martínez Somalo. En ellos, se suprimía la figura del “asistente” porque se pensó que no necesitaban niñera unas mujeres adultas a las que se reconocía su madurez y autonomía personal. Ellas se asesoraban con las personas que consideraban más capaces de entender sus problemas.

 Ver texto completo

1 2 9 10 11 12 13 14 15 16