Las monjas franciscanas, el ‘Pepito Grillo’ de las grandes corporaciones estadounidenses

0

Posted on by

Con sus ahorros, se convierten en accionistas con derecho a voz, y obligan a los directivos de las multinacionales de Wall Street a escuchar sus suaves pero implacables reproches instándoles a realizar una gestión empresarial y económica más ética

ForumLibertas.com

Esta semana, el The New York Times se ha hecho eco de una iniciativa de la hermana franciscana Nora Nash y sus compañeras religiosas por medio de la cual obligan a los despachos de las grandes corporaciones de Wall Street a escuchar sus suaves pero implacables reproches sobre la gestión empresarial y económica que están llevando a cabo.

El mecanismo que utilizan estas hermanas franciscanas consiste en adquirir participaciones de empresas para intervenir en sus juntas de accionistas. De esta manera, por un coste relativamente bajo, se tiene la posibilidad de hablar cara a cara con aquellos que toman las decisiones contra las que se quiere protestar, a menudo personas que preferirían no tener esa conversación.

De hecho, numerosos grupos de protesta, como los propios indignados que centran sus manifestaciones en Wall Street han querido interpelar a las grandes corporaciones por su responsabilidad en la crisis económica actual sin demasiado éxito. Sin embargo, Nora Nash y sus compañeras religiosas ya estaban allí mucho antes de que ellos llegaran y con métodos más efectivos.

Visitas a Goldman Sachs, British Petroleum y Lockheed Martin

Esta monja de pelo cano y modales educados se ha convertido en los últimos años en la visitante más extravagante de los despachos de grandes corporaciones. Goldman Sachs, British Petroleum y Lockheed Martin, entre otros, se han visto obligados a escuchar sus suaves pero implacables reproches, tal y como refleja el artículo de The New York Times y que recoge El Confidencial.

La iniciativa de las franciscanas se trata de una práctica que nació en Estados Unidos a mediados de los años ochenta y que últimamente también ha adquirido notoriedad en España por medio de SETEM, una organización que ha alzado la voz en juntas de accionistas de bancos y grandes empresas españolas para lanzar campañas como la llamada “BBVA sin armas”, que condena las inversiones del banco en armamento.

Ver texto completo

 

Los resultados de la visita de las religiosas se presentan silenciosamente

0

Posted on by

(Texto traducido por Desveladas)

11 de enero de 2012

Por National Catholic Reporter

Tres años después de que su anuncio causara una mezcla de ansiedad, ira y resentimiento entre muchas hermanas, los resultados de la visita apostólica iniciada por el Vaticano a las religiosas de los Estados Unidos han sido presentados en Roma silenciosamente.

La noticia de la presentación se produjo el 9 de enero en un comunicado de prensa de la oficina de la visita en Estados Unidos[1].

Según el Catholic News Service, el jesuita Fr. Federico Lombarda, portavoz del Vaticano, confirmó el 10 de enero que la Congregación del Vaticano para la Vida Religiosa había recibido los informes y “ahora los está estudiando”.

La Hermana Kieran Foley, el enlace de comunicaciones de la oficina de la visita en Estados Unidos, dijo a NCR que su oficina hará ningún comentario sobre la presentación. Los siguientes pasos de la investigación están “enteramente en manos de la Congregación [vaticana]”, dijo.

En el comunicado de prensa, la oficina de la visita dijo que la Madre Mary Clare Millea, superiora general de las Apóstoles del Sagrado Corazón de Jesús y visitadora apostólica nombrada por el Vaticano para realizar el estudio, ha entregado “recientemente” un “resumen general” de los resultados de la visita al Arzobispo Joseph Tobin, secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica.

Ver texto completo

Asesinada Valsa John, hermana de la Caridad de Jesús y María

0

Posted on by

Valsa John. Ver fuente imagen

ROMA, miércoles 16 noviembre 2011 (ZENIT.org).- La religiosa Valsa John, conocida por su labor en favor de los derechos de los aborígenes fue asesinada el miércoles a palazos en Pachwara, Jarkhand, región rica de minerales situada en el nordeste de India.

Sor Valsa, originaria del estado de Kerala –según informa Eglises d’Asie este miércoles– al suroeste de India, pertenecía a la congregación de las Hermanas de la Caridad de Jesús y María. Ingresó en 1984 después de haber estudiado economía en la St George High School, en Kochi.

La noticia repercutió en diversos medios locales, como en el Times of India que tituló Kerala nun murdered by mining mafia in Jharkhand (Monja de Kerala asesinada por la mafia minera en Jharkhand).

Profundamente comprometida con la defensa de los aborígenes, con quienes vivía desde hacía unos veinte años, había incluso adoptado su modo pobre de vida.

Ver texto completo

Preguntas para desvelarse

2

Posted on by

Hay, en castellano, dos verbos velar, ambos provenientes del latín: uno, de velare; otro, de vigilare. Así, velar puede significar, entre otras cosas, “cubrir, ocultar a medias algo, atenuarlo, disimularlo, cubrir con velo”, y “estar sin dormir el tiempo destinado de ordinario para el sueño”. Hay también dos verbos desvelar: uno, de origen castellano, a partir de des-velar, y otro, del latín dis-evigilare. Mientras el primero significa “descubrir, poner de manifiesto”, es decir, “quitar el velo”, el segundo, curiosamente, no es lo contrario de “estar sin dormir”, sino “quitar, impedir el sueño, no dejar dormir”. Desveladas, por tanto, en cualquiera de sus acepciones, que son muchas, no tiene nada que ver con permanecer dormidas, ni ocultas.

Las desveladas somos las que nos quitamos los velos, las que queremos quitárnoslos: los velos que nos hemos ido poniendo y los que nos han puesto, a lo largo del tiempo; los que han permitido proyectar, sobre la vida religiosa y monástica femenina, sobre sus miembros, realidades que no pertenecen a nuestra vida, llenándola, llenándonos, de tópicos y de estereotipos que han pasado, incluso, a nuestra autoconciencia.

Estamos desveladas, es decir, despiertas, en vela, en estado de alerta, no en sentido catastrofista, sino bíblico; despiertas, como centinelas que anuncian el alba, que se adelantan a ella, centinelas en la noche que intentamos agudizar el sentido de la vista a fuerza de mirar en la lejanía, que queremos aprender y adquirir el hábito de la mirada centrada y suave que traspasa la realidad inmediata y logra ver más, mejor y más lejos la figura que hay en el fondo, en el trasfondo, la profundidad de la realidad; despiertas, haciendo día de la noche, poblando las tinieblas con la luz que extingue las oscuridades.

Estamos desveladas porque queremos vivir plenamente, porque amamos a D*s, a la humanidad, a nosotras mismas, a la tierra, al universo… Y, al amar, buscamos, y la búsqueda nos mantiene en vela, repletas de desvelos, de empeños, de sueños que soñamos no dormidas, sino despiertas, conscientes, con los pies en el suelo y sin miedo a la utopía, porque confiamos.

Quitar los velos, quitárnoslos nosotras, tomando la iniciativa, sin esperar a que alguien lo haga, es hacer visible la cara oculta y ocultada, la cara desconocida que se esconde bajo ellos, para permitir que se vea –que nosotras mismas, individual y comunitariamente, veamos– lo que somos y lo que queremos y podemos ofrecer y ofrecernos. Es desnudar y desnudarnos de todo el ropaje que cubre, ocultándolo, lo que somos, quiénes somos, una a una y en conjunto. Es hacernos conscientes de que, bajo lo que nos vela, incluso mientras nos vela, hay un ser desnudo, nosotras, que clama por Ser, porque en la vida religiosa y monástica se pone en juego, ponemos, el ser entero.

¿Quiénes somos? ¿Qué nos trajo a esta vida? ¿O habría que preguntar Quién? Y si es así, ¿Quién o qué es Quién? ¿Quién o qué es D*s? ¿Nos preguntamos por D*s? ¿Lo hicimos alguna vez, o siempre estuvo ahí, como un axioma, como una premisa incuestionable? ¿Ha estado ausente en alguna etapa de nuestra vida? ¿Nos hemos atrevido a dudar? ¿Nos han desvelado las preguntas? ¿Las tememos? ¿Qué forma tienen nuestros interrogantes sobre D*s, cuando nos permitimos hacerlos? ¿Aún buscamos a D*s? ¿Podemos permanecer en esta vida sin esa búsqueda diaria, cuando hay luz y cuando falta? ¿Es nuestra imagen de D*s un ídolo? ¿Estamos dispuestas a desnudar nuestra fe de las creencias adheridas?

En la sección Pido la palabra de esta web, hay un documento titulado “El fundamento de la Vida Religiosa”. La autora confiesa la imposibilidad de seguir haciendo teología de la vida religiosa sin el testimonio de las monjas y de las religiosas, sin sus preguntas por D*s, sin su experiencia de fe, más allá de las creencias. ¿Le daremos el material que necesita?

Desveladas

“Se les abrieron los ojos”: Eva, la primera desvelada

0

Posted on by

La Vida Religiosa femenina permanece velada hacia dentro y hacia fuera. Queremos su desvelamiento. También deseamos sus desvelos. No se trata de ninguna novedad, sino de tomar conciencia de que desvelarse, en sus múltiples sentidos, puede ser un programa de honda tradición bíblica.

Hay un primer desvelamiento en el segundo relato de la creación. Comencemos por él, por el Génesis, por el principio. Recordemos el texto de Gn 3, 1-7.

Ya ha tenido lugar la creación del humano mediante el traspaso divino de su Ruah(1) a las narices de un ser elaborado manualmente con tierra y agua (barro) en un entorno en el que la vida brota en todo su esplendor. Solo le falta respirar. La divinidad sopla su propio Aliento, su Ruah, su Espíritu, en la humanidad que lo recibe y lo asume como don y como responsabilidad (le sopla su aliento y lo convierte en ser viviente) (2).  De ahí en adelante, el ser humano puede vivir, tiene la responsabilidad de respirar por sí mismo para seguir viviendo.

Ya ha tenido lugar, también, el despertar a sí mismo al reconocerse en otro ser humano: hueso de mis huesos y carne de mi carne. Varón y mujer, ambos de la misma especie, ambos semejantes y diferentes. El despertar del sueño de la inconsciencia lleva consigo un desvelamiento de sí y de los otros, de la otra, en este caso.

Ha tenido lugar, además, la prohibición divina de comer de un árbol concreto, de aquel que está en el centro del jardín, de un árbol especial. La prohibición prepara otro desvelamiento: la capacidad para elegir, el descubrimiento experiencial de la propia libertad y, por lo tanto, de la responsabilidad.

Ver texto completo

1 2 7 8 9 10 11 12