..

Desveladas quiere dedicar este mes (del 7 de febrero al 8 de marzo) a los abusos  sexuales del clero a religiosas y, para ello, vamos a ir publicando distintos reportajes y noticias que han ido apareciendo en los medios de comunicación desde hace casi veinte años. El propósito es mostrar la estrategia del silencio de la institución eclesiástica ante los graves delitos de los que se informa. El reciente reconocimiento del papa Francisco de estos hechos subraya de manera clara lo que nos cuenta toda la historia: que el silenciamiento de los delincuentes, la culpabilización de las víctimas y el olvido afectan de manera especial a las mujeres, particularmente cuando se trata de instituciones religiosas, en este caso la iglesia católica.

El primer informe público de un medio de comunicación sobre este tema se lo debemos a los periodistas John Allen y Pamela Schaeffer del periódico National Catholic Reporter, quienes en el mes de marzo de 2001 hicieron públicas dos denuncias dirigidas al Vaticano acerca de las agresiones sexuales del clero a multitud de religiosas en numerosos países, especialmente de África. La primera, databa de 1995 y la firmaba Sor Maura O´Donohue, médica especialista en SIDA. La segunda denuncia la firmó en 1998 Sor Mary McDonald, superiora de las Misioneras de Nuestra Señora de África. El grupo de “Los Dieciséis”, compuesto por ocho miembros de la Unión Internacional de Superiores Generales y ocho miembros de la curia vaticana, conocedores en detalle de las investigaciones impulsadas por sendas denuncias, decidieron silenciar los resultados y no actuar en consecuencia. No obstante, de vez en cuando algún medio de comunicación se hacía eco, aunque siempre con prácticamente nula trascendencia.

..