María José Ferrer Echávarri

En carne viva. Blogs 21rs

El miércoles pasado (5-10-2016) la Universidad de Oviedo publicó en la portada de su página web una noticia titulada “Una investigación desmonta tópicos sobre el papel de las mujeres en los monasterios durante la Edad Media”. Se trata de un proyecto financiado con dinero público en el que, entre otras entidades, participa la institución académica asturiana, a través de Raquel Alonso Álvarez, profesora de Historia del Arte, y Laura Cayrol Bernardo, becaria FICYT, que estudian, respectivamente, el papel de las mujeres en los monasterios de Santa María de las Huelgas (Burgos) y San Pelayo (Oviedo). Se trata de un proyecto cuya novedad, según Raquel Alonso, reside en adoptar en la investigación del tema “muy poco estudiado en España”, según ella, la perspectiva de género. El proyecto no concluirá al menos hasta finales del año que viene, pero en opinión de la profesora pueden extraerse ya algunas conclusiones importantes que “acaban con algunas falsas creencias sobre la religiosidad femenina en los monasterios” o, dicho de otra manera, desmontan “algunos de los tópicos más extendidos vinculados a la vida monástica de las religiosas en los reinos peninsulares durante la Edad Media”. Raquel Alonso resume dichas conclusiones afirmando “que era frecuente que las monjas no respetaran la clausura”, que “era bastante común que el mismo monasterio fuera compartido por comunidades femeninas y masculinas”, por la necesidad de asistencia sacramental que tenían las monjas, que “también entraban laicos a zonas de recogimiento” y que tampoco “era raro que en estos monasterios llegaran a residir mujeres no religiosas”.

La noticia, que ha corrido como la pólvora en medios de comunicación y redes sociales, me llamó la atención por varios motivos.

Leer texto completo

..