Isabel Gómez-Acebo

Blog Cajón de ilusiones (21.rs)

Cuenta Conni Dubick que cuando descubrió la comunidad de las Hermanas Dominicas de la Paz se dio cuenta de que era lo que estaba buscando desde hacía muchos años. La aceptaban como mujer no consagrada pero con un compromiso público, la permitían seguir en su trabajo en una universidad y a la vez llenar su vida de una espiritualidad profunda. La mayoría de este colectivo de asociados, aunque no hacen votos, se comprometen por uno o dos años, que se pueden renovar y de hecho la mayoría lo hace.

Este camino lo ha descubierto mucha gente. Un estudio del Center for Applied Research in the Apostolate (CARA) demuestra que su número en los Estados Unidos ha crecido de los 25.000 en el año 2000 a 35.000 al día de hoy, lo que supone un incremento del 40 por ciento. Incluso se han permitido el lujo de celebrar una convención North American Conference of Associates.

Es una nueva manera que los laicos han encontrado de vivir su vida cristiana acogidos por una congregación religiosa porque combina lo mejor de los mundos, el religioso y el laico. Los religiosos ofrecen su ejemplo y su vida mientras que aprenden de la existencia que discurren los laicos. Es una sugestiva vocación que nace en el seno de la Iglesia y que se adapta a los signos de los tiempos y cuyos números seguirán creciendo en la medida que se vayan conociendo, pues hoy es el mejor secreto guardado de la Iglesia. ¿Por qué será?

Ver texto completo

..